Bajo la lupa
jueves, 12 de enero, 2017 - 11:50 hs
Editorial

Bajo la lupa

Premios en jaque

Por Luis Ventura


La magia, la ilusión y la movilización que genera la entrega de un premio están en peligro. No solo es cuestión de encontrar un orfebre amigo que te diseñe la estatuilla con la que se distinguirá a los ganadores sino de un montón de cosas necesarios e invisibles que siempre van a estar pero que pasan desapercibidas hasta que no están.
Hoy el tema es ¿qué va a pasar con los tradicionales premios Estrella de Mar que se entregan todos los veranos en Mar del Plata?... Y la respuesta es incierta porque se sabe que deberían entregarlos en relevante ceremonia pero ¿la estructura y la organización podrán llegar a tamaño evento?... Nadie pone las manos en el fuego por una respuesta afirmativa.
No es fácil ni liviano ponerse al hombre un premio como los Estrella de Mar y lo saben, de ahí la importancia que sigue tomando las entregas que Aptra hace de sus poderosas estatuillas Martín Fierro que salvaron todos obstáculos para entregar los de Televisión Abierta desde el Hotel Hilton, los Federales desde Río Hondo, los de Televisión por Cable desde el Hotel Panamericano y los de Radio desde el mismo Hilton y esto quedó en evidencia.
Porque no es solo entregar el premio e irse a casa. Y de eso pueden dar fe quienes debieron asumir las últimas entregas que hicieron que los premios Eter en el 2016 no se realizaran o que los Tato en tren de reducir costos y compromisos dieron los ganadores por anticipado con premiación en la que ya se sabía el final antes de entrar a la ceremonia.
Un premio es la estatuilla pero también un salón que permita una buena trasmisión televisiva. Es un canal importante que lleve al público los detalles de la entrega. También es montar un relevante sistema de seguridad que evite contratiempos o disgustos. Un premio además impone una considerable cena para no menos de 400 personas que a unos 150 dólares el cubierto te suma un presupuesto para pensar. El armado de los rubros es fundamental para evitar el ojo crítico de colegas y de la gente. Una entrega es asegurarse que los invitados vengan bien vestidos o al menos presentables. También son tarjetas de invitaciones que lleguen a destino en tiempo y forma para que no te condenen. Un premio significa la presencia de figuras populares, merecedoras de ser honradas y que cumplan con sus asistencias… Y tantas cosas más.
Por eso, cuándo quieran saber por qué peligra la próxima entrega de los premios Estrella de Mar repasen este texto y lo entenderán. Hasta la próxima, y que te garúe poquito.
COMPARTÍ
   


COMENTÁ


Editoriales anteriores
MARADONA SIGUE DIVIDIENDO LAS AGUAS

por Luis Ventura

Sos de aquí o sos de allá, pero lo cierto es que en el universo de Diago Armando Maradona no hay grises ni terceras posiciones. N...
JAVIER BAZTERRICA SERÁ JUZGADO POR ESTAFAS, HURTO Y AMENAZAS COACTIVAS

...
FANTINO VUELVE CON LOS TAPONES DE PUNTA CONTRA LA AFA

El presente de la AFA abre polémicas y grandes escándalos. Poder, dinero y mafias, en torno del deporte, que por mayoría, elige el público argentino.
...
LA CAMIONETA VINTAGE Y AMADA DE FAMOSA MODELO

Ella es Lara Bernasconi, que embarazada de su primer bebe, ha tenido deseos más que extraños... aunque sin faltar a la verdad... Esta camioneta no ent...
Bajo la lupa

Premios en jaque

Por Luis Ventura


La magia, la ilusión y la movilización que genera la entrega de un premio están en peligro. No solo es cu...
EDITORIAL

Hasta ahora es un romance imaginario que todos fogonean para que se haga realidad. Una versión actualizada de “La bella y la bestia”, con otras artist...
BAJO LA LUPA

La vida sigue andando, pero todo lo que gira en torno de Adrián Suar y Griselda Siciliani puede sufrir los embates del mismo medio al que pertenecen. ...

Editorial

BAJO LA LUPA

Cordera: un
favor muy caro

por Luis Ventura

La sociedad ya juzgó y condenó los dichos de Gustavo Cordera. ¡Y e...

Editorial

BAJO LA LUPA

El precio
por figurar

por Luis Ventura

En la gran pecera de la televisión, no todos los peces llegan a tiburon...

EDITORIAL

Bajo la lupa

LA SOLEDAD
DE SANTIAGO BAL

Por Luis Ventura

Quiero contar algo que me pasó hace algunos días. Y tenía ganas de...